Diez años de caracolas y promesas incumplidas en Burguillos

[caption id="" align="alignnone" width="644"] Imagen de archivo de una de las movilizaciones vecinales / ABC[/caption]

Los vecinos reanudan las protestas exigiendo un nuevo colegio cuyas obras debían haberse iniciado en noviembre


La comunidad educativa de Burguillos ha retomado las movilizaciones con la misma reivindicación que les ha llevado a protestar ante la Junta de Andalucía en los últimos años: que cumplan con lo comprometido y licite la construcción del nuevo colegio público Manuel Medina. La asociación de madres y padres (Ampa) ha demandado que no se dilate más la licitación del colegio, el único en esta localidad de más de 5.000 habitantes.


El inicio de las obras estaba comprometido por el delegado territorial de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Díaz Morillo, para el mes de noviembre, «pero a día de hoy aún no ha salido adelante», según dice a ABC el presidente del Ampa, José Ángel Villarreal.


En las actuales instalaciones una plantilla de 52 profesores imparte sus clases de infantil y de primaria a los más de 850 escolares del pueblo. Las aulas prefabricadas llegaron hace una década como una solución provisional para responder a la falta de espacio de colegio que, aunque reformado, se levanta en el año 1978.


No obstante, lo provisional tornó definitivo, y estos módulos prefabricados siguen sumando cursos en el mismo patio donde se instalaron. «Las clases de infantil, con 300 escolares, se distribuyen en caracolas, al igual que otros tres cursos de la enseñanza primaria» manifiesta Villarreal, y en el patio las condiciones son de hacinamiento a la hora del recreo».


El servicio de comedor se presta en otro edificio cedido por el Ayuntamiento a 800 metros del complejo educativo al que acude diariamente parte del alumnado: el centro cultural Carmen Laffón. Otros espacios, como la biblioteca o el gimnasio para hacer Educación Física cuando las condiciones meteorológicas no permiten hacerla al aire libre, no forman parte de las instalacionespor falta de espacio.


El profesorado sortea las dificultades como puede. La única diferencia del colegio Manuel Medina con otros centros es que se ha quedado pequeño, por lo demás tenemos todos los programas de Educación y funcionan con normalidad con unos resultados muy satisfactorios" relata Eugenia, la directora. «Es un centro para dos líneas, y donde caben dos no pueden caber cuatro líneas, cita la docente, que asegura también que las infraestructuras están obsoletas debido a su antigüedad.


La junta directiva del AMPA, como paso previo a otras acciones de protesta en las que ya se coordinan, ha remitido una carta a Susana Díaz; al consejero de Educación, Luciano Alonso; a la secretaria general de Educación, Elia Rosa Maldonado y a la directora general de planificación y centros, Elena Martín, para denunciar «el abandono» a las familias burguilleras.


La Junta dio luz verde en mayo del año pasado, con dos meses de retraso, a la adjudicación del estudio de arquitectura y proyecto de obras del colegio, que tiene un presupuesto de 4,8 millones de euros para levantarse en terrenos cedidos por el consistorio.


Lea este artículo en:


Comentarios