Un campeón a la vista

[caption id="attachment_3644" align="alignleft" width="225"]Javier Calleja entrena cada semana en la sede de la ONCE en Sevilla / J. C.R. Javier Calleja entrena cada semana en la sede de la ONCE en Sevilla / J. C.R.[/caption]

La pérdida de visión hace 22 años no frena a Javier Calleja, vecino de Alanís, primero en España en la práctica deportiva de tiro con carabina.


El alanisense Javier Calleja es desde el pasado mes de noviembre el flamante campeón de España en la práctica de tiro con carabina con soporte adaptado para ciegos. Como tantas otras familias andaluzas padeció en su juventud la falta de oportunidades que históricamente ha tenido el norte de la provincia, y pasó buena parte de su vida en Cataluña, donde emigró junto a su familia. De vuelta a su pueblo se propone disfrutar de sus grandes pasiones: "el deporte y mi familia".


Perdió la vista hace 22 años, aunque este hecho no nubló en modo alguno sus expectativas vitales, y a través del deporte asegura que se siente activo, y siempre dispuesto a superarse para tratar de ser mejor. Ya instalado en la Sierra Norte, hace dos años se aficionó al goalball y al tiro con carabina con soporte, modalidad en la que destaca a nivel estatal.


Esta práctica consiste en disparar con una escopeta de aire comprimido de balines a una diana situada a diez metros de distancia, iluminada por un foco. "La carabina está adaptada con una mira telescópica que transforma la luz en sonido, y en función de la distancia la intensidad será mayor o menor" explica el campeón de esta categoría. "Mientras más próximos estemos al centro de la diana, más puntos obtenemos", asegura Calleja, que obtuvo 398 puntos de los 400 posibles en la competición que le hizo campeón de España.


A lo largo de la semana se pone a punto con sus entrenamientos en una sala habilitada en la delegación de la ONCE en Sevilla. Además de interpretar la intensidad del sonido que recibe de la mira telescópica de su carabina, o de poner a prueba su puntería para hacer el mejor disparo a una diana, el deporte, explica, le supone una oportunidad para crecer. "En el plano personal me ha permitido relacionarme con infinidad de compañeros, mantenerme físicamente en forma y viajar para asistir tanto a los entrenamientos como a las competiciones" asegura con entusiasmo, consciente de que, en suma, este ajetreo le permite sentirse bien "física y psíquicamente".


Marca distancias con los tópicos, a su juicio trasnochados, que hasta hace unos años "arrinconaba" a las personas con discapacidad en su entorno. "Hoy podemos integrarnos en proyectos culturales, deportivos y sociales con naturalidad y queda lejos la noción del ciego con su bastón como una persona cohibida, arrinconada o forzada de alguna manera a dar lástima", explica.


La paciencia, el entrenar mucho y el tomarse las situaciones con deportividad son los ingredientes que hacen a un campeón, detalla Calleja, que cuenta con buenos aliados para alcanzar sus metas: sus hijos, Javier y Cristina, y su pareja, Mónica. Juntos forman una familia de deportistas, ya que su hijo juega en el equipo de fútbol alevín en Alanís, y su hija es una gran aficionada al atletismo.


 

Comentarios