El último de "los 5 de Barranco Hondo"



Manuel Romero Blanco, de 86 años, superviviente del accidente de 1952 en un tramo que hoy sigue provocando muertes


A mediodía del 7 de septiembre del año 1952 Manuel Romero Blanco junto a otros cuatro ocupantes de un camión de gran tonelaje fue protagonista de un accidente histórico que ha quedado grabado en la memoria colectiva de los castilblanqueños. El transportista, de poco más de 25 años, hacía el trayecto habitual en dirección a Burguillos cuando su camión quedó de pronto sin frenos a poco metros de un puente sobre el arroyo de Barranco Hondo, que da nombre a este tramo.


«El camión cogió una gran velocidad en la cuesta abajo y, al llegar a la última curva, se volcó toda la carga, con la suerte de que iba muy bien amarrada y lejos de desprenderse tiró del propio camión, que fue racheando a lo largo de 15 ó 20 metros frenando su velocidad a medida que iba bajando» rememora Manuel Romero a sus 86 años.


El vehículo sin control iba directo al lado derecho del puente, lo que según este octogenario habría tenido consecuencias fatales. En el último segundo, giró la dirección cuanto pudo para frenarlo aún más, «todo para impedir que nos despeñásemos por el barranco en el puente ytemiendo lo peor por los compañeros que viajaban encima de la carga», recuerda.


El vehículo pesado llegó al puente llevándose por delante el vallado y se despeñó por el barranco, quedando volcado sobre el arroyo. Todos sus ocupantes, ‘El Birbi’ y ‘El Cantero’, que viajaban sobre el carbón, y los de la cabina: un responsable del Servicio Nacional del Trigo de Sevilla, su auxiliar y el propio conductor, Manuel Romero, salieron ilesos. Este que narra la historia es el último con vida de aquel grupo de trabajadores que protagonizó el accidente de «los 5 de Barranco Hondo», que 63 años atrás sobresaltó a los lugareños.


En la sala de exvotos de la ermita de San Benito Abad, patrón de Castilblanco, que se encuentra en plena Sierra Morena a 12 kilómetros del pueblo, el pasaje de «los cinco de Barranco Hondo» ocupa un lugar destacado. Entre los devotos tomó fuerza que sólo un milagro pudo salvarles la vida.


Este tramo, el mismo donde el pasado 6 de febrero fallecieron dos vecinos de Burguillos y Castilblanco en una colisión frontal entre dos vehículos, ya era considerado peligroso en los años cincuenta con el trazado antigüo, pese a la menor potencia de aquellos vehículos y la escasa densidad de tráfico de la época.


La reforma de la carretera y el cambio de trazado no lograron resolver el punto conflictivo en 1987. «Cuando en los años ochenta se arregló, se suprimieron numerosas curvas que entonces había en Barranco Hondo, pero el equipo de gobierno municipal exigió a la Junta que se modificara el proyecto en algunos puntos, y así se hizo en varios menos en este tramo» relata Manuel Ruiz Lucas, alcalde entre los años 1979 y 2007, «por eso en los anteriores equipos de Gobierno manifestamos siempre nuestra discrepancia total de cómo habían dejado esta curva, los numerosos accidentes lo han venido corroborando, y exigimos su modificación».


La Junta presentó en 2009 un proyecto para el arreglo de este tramo que contemplaba la construcción de un carril para vehículos lentos y la ampliación de la calzada, atendiendo a las demandas del actual alcalde, Segundo Benítez, con el apoyo de todos los partidos. Pero seis años después del anuncio oficial, la solución sigue en el aire.


Lea este artículo en ABC DE SEVILLA





Comentarios