Aventureros desde el mundo rural

[caption id="" align="alignnone" width="524"] Un burrito hace las veces de ambulancia para llegar donde no pueden los vehículos de tracción motor acompañando al grupo de Aventureros de Alanís[/caption]

El Grupo de Aventureros de Alanís" revoluciona la Sierra Morena con su apuesta deportiva, social y formativa



Un burrito hace las veces de ambulancia para llegar a espacios recónditos pero cercanos donde no llegan los coches. El mismo asno, recuperado en un tiempo donde la prisa es un imperativo y los ritmos de vértigo desdibujan su histórica función, es un símbolo para poner de relieve los valores de la ecología y del mundo rural que luce en la identidad asociativa del Grupo de Aventureros de Alanís, una asociación sin ánimo de lucro que se asoma a sus cinco años de vida en 2015 como motor de cambio para la comunidad local.

Todo surge a raíz de una primera ruta que organizan entre amigos, cuenta a ABC Provincia Antonio Pérez. "Decidimos luego abrir nuestra iniciativa al pueblo creando una asociación y formalizando nuestro programa de actividades como Grupo de Aventureros de Alanís, con el que sumamos hoy casi 200 actividades", explica el vicepresidente de esta asociación.

Premio de Medio Ambiente
Referencia en Andalucía, y revulsivo para la comarca, la acción de los Aventureros abarca tres grandes áreas. "Una deportiva por las actividades de senderismo y escalada que nutren nuestra programación a lo largo del año, otra social si tenemos en cuenta la estrecha colaboración que tenemos con otros colectivos, asociaciones y administraciones formando parte de actividades y programas varios, y por último tenemos también una función formativa por la labor de divulgación y de reconocimiento del Medio Ambiente, la recuperación de hábitat y ecosistemas, y los concursos que organizamos en nuestras rutas por ejemplo de fotografía" abunda Pérez.

Si el primer año congregaban a unas 60 personas, en un pueblo que apenas alcanza los 2.000 habitantes: cuatro años después suman más de 150 asociados, aunque de manera habitual participan unos 200, "dado que las actividades son abiertas a la ciudadanía".

La acción de los Aventureros trasciende a la asociación y tiene efectos positivos para toda la comunidad. "Había vecinos con problemas de depresión, personas mayores que no salían de casa, otras más jóvenes sin alternativas para los fines de semana, y hoy participan de este grupo heterogéneo en actividades cada fin de semana", citan.

El trabajo de estas personas mereció en 2014 el premio de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía "por dinamizar la actividad de este pueblo involucrando a la ciudadanía y generando oportunidades de ocio para los visitantes en una apuesta en beneficio del turismo activo en la Sierra Morena sevillana".
El bautizo de "Platero"
Este compromiso fue reconocido también en 2013 con el premio al Voluntariado de Alanís que concede el Ayuntamiento gobernado por el andalucista Cecilio Fuentes. El consistorio financia una ruta extraordinaria por la provincia de Cádiz en la que el propio regidor participa como guía.

Cuarenta miembros de la asociación, entre ellos un concejal del equipo de Gobierno , posaron semidesnudos, "cubiertos con elementos etnográficos como el corcho", en un calendario para sufragar sus gastos.

El tiempo no ha pasado de largo para este grupo de amigos, pero tampoco para el burrito que les acompaña. Los miembros del Grupo de Aventureros premiaron la entrega del asno organizando un particular bautizo para dar la buena nueva a un rucho, hijo de su compañero de batallas, Platero, que recibe el nombre como homenaje al escritor de Moguer, Juan Ramón Jiménez. Letras, ecología y naturaleza, unidas en una asociación que saca bandera desde el mundo rural.

 

 

Comentarios