Antonio Cuesta, el cineasta de Burguillos, a por su tercer corto

[caption id="attachment_3838" align="alignnone" width="584"]Ribera-Burguillos-AntonioCuesta-DirectorCine El director de cine Antonio Cuesta -en el centro- junto al elenco del cortometraje "Angélica" (2014) que ha sido aplaudido en festivales de Hispanoamérica, EEUU, Italia e Irlanda[/caption]

Para "La Plaza" cuenta con Selu Nieto, que encarnará a un torero con ansiedad


El director de cine Antonio Cuesta (Burguillos, 1989) trabaja en la producción de su tercer cortometraje, "La Plaza", protagonizado por el actor sevillano Selu Nieto, que llega tras el éxito que sigue cosechando con la última y más ambiciosa de sus apuestas, "Angélica" (2014). La producción se grabó en Burguillos, se presenta en blanco y negro y con una acusada tensión dramática. Desde su estreno ha sido aplaudida en festivales de cine de Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, Irlanda e Italia.


"Quería tratar el tema de la crisis laboral pero alejándolo de la actualidad para ganar en originalidad" explica este joven, que cursó estudios de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla y siente fascinación por las máscaras, "símbolos y elementos intrigantes que dicen mucho de los humanos". Sobre los fantasmas que atormentan a las personas y el deterioro o la pérdida de la identidad versa el cortometraje "Angélica" (2014), grabado en el verano del año pasado y con el que puso bajo su batuta de director a un equipo conformado por entre cincuenta y setenta personas.


A la cabeza del elenco actores célebres con una trayectoria reconocida como Neus Asensi, que obtuvo el papel protagonista, Antonio Dechent o Miguel Alcíbar, y otros emergentes llegados del mundo del teatro como Mila Fernández, de Burguillos, o el joven de Alcalá del Río Martín Fernández. El resultado no dejó indiferente a nadie, y el cortometraje, presentado en el Teatro Quintero, se coló entre los nominados a los premios Asecán de Cine Andaluz.




Más de un año



Las fases de gestación y producción de "Angélica" se dilataron por más de un año, y este cineasta ávido de desafíos destaca la dualidad del papel que interpretó Neus Asensi, una cara reconocida que con su entrega le permitió solventar un reto de su ficción: el juego con las máscaras, "con un maquillaje creíble y dramático a la vez". Con respecto a la crítica, Antonio Cuesta repara en un aspecto propio de cada persona como es la subjetividad: "Es un misterio: lo que a unas personas desagrada a otras entusiasma, y cuando mi trabajo se proyecta ya está hecho y no puedo justificarlo; el cortometraje debe hablar por sí mismo", señala.


Del proceso creativo resalta "lo inquietante" que hay detrás de cada genésis, momento en el que se pregunta a sí mismo qué es lo que quiere contar y por qué. "A veces cuando me pregunto capa a capa lo que quiero transmitir se revelan ideas que no son casuales aunque en la superficie diesen esa impresión, y es entonces cuando tengo que enfrentarme a ellas para crear de la manera más madura posible, suprimiendo todo lo accesorio", relata a ABC Provincia.




Falta de apoyos



Si el mundo de la cultura se vio sacudido en un contexto de crisis por la falta de inversión o la subida de impuestos, el apoyo a los directores de cine noveles también se ha visto mermado. Cuesta recurrió al micromecenazgo para reducir los costos de su proyecto, sube peldaño a peldaño en sus producciones y no desiste. "Lo principal es no aburrirse: si quieres dirigir tienes que dirigir, por eso hago cortos", explica, mientras dibuja su horizonte ideal: "Dirigir, dirigir y dirigir, porque esto es algo que engancha".


En estos momentos, revisa el guión de un largometraje y se encuentra de nuevo inmerso en la fase de preproducción de su próximo cortometraje, que se rodará en agosto. En "La Plaza" cuenta con el actor Selu Nieto, que se pondrá en la piel de un torero que sufre un ataque de ansiedad. El rodaje trasladará al equipo a localizaciones como la plaza de toros de Alcalá del Río o las calles de Sevilla.

Comentarios