Carmelo Moreno, bodas de oro con la guitarra flamenca

Guitarrista-Villaverde-DCuellar.jpeg

El guitarrista de Villaverde del Río, Carmelo Moreno, cumple 50 años acompañando a grandes figuras del flamenco y recibe el cariño de su pueblo en un homenaje junto a otros vecinos


Arte en estado puro, en todas las facetas posibles. Es a lo que ha dedicado su vida Carmelo Moreno, que cumple 50 años como guitarrista y acaba de recibir junto a Eduardo Trassierra y Manuel Torres el homenaje de su pueblo.


Recibió clases de laúd de la mano de Juan Guarnido y con su dedicación y tiempo logró en pocos meses controlar el instrumento. Aficionado al flamenco y de manera autodidacta tomó la determinación desde edad temprana de canalizar su sentimiento con la guitarra. "Con mucho trabajo aprendí los primeros acordes y a controlar el diapasón para formarme sin la ayuda de ningún profesor", relata Moreno a ABC Provincia.


A los 13 años hizo sus pinitos en las peñas flamencas para darse a conocer. Y cincuenta años después sus recitales le han llevado por las ciudades y pueblos de Andalucía y Extremadura donde todavía a sus 63 años acude acompañando tanto a figuras consagradas como a nóveles que acuden a él buscando un compás amigo curtido en décadas de experiencia.


Con la familia de Los Farrucos se abre camino con su primera guitarra, un regalo que recibió de Valencia de su amigo Antonio Martín. Figuras como Lolita Valderrama, Manolo Fregenal, Rufo de Santiponce o José Galán, y un largo etcétera donde destacan Jose de la Tomasa, Jesús Carrillo, Marcelo Sousa, José Gómez El Ecijano, Juan Orejuela, José El Cailo, Lela de Triana, José El Mora, o Kiki de Castilblanco, dan cuenta de la entrega de Carmelo Moreno con su guitarra.


"Hace mucho tiempo que hay otros profesionales que están comiendo del flamenco aunque interpretan cantes diferentes, más comerciales, mientras los aficionados en muchas ocasiones se mueren en el anonimato", explica Moreno, que defiende la tarea de difusión de este arte Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que mantienen las peñas con la organización de certámenes y festivales a lo largo del año.


La sensibilidad de este vecino le ha llevado a cultivarse para transmitir cuanto siente. Da buena cuenta en la pintura, con unos cuadros que exhibe con humildad en su hogar desde donde abre una ventana con sus pinceles al mundo rural y recupera, como en sus toques, escenas de arraigo, propias de la identidad andaluza.


Las primeras obras como pintor las hizo sobre cartones, antes de llevar el estilo realista de sus óleos al lienzo. Allí donde tiene un amigo, desde Alemania a Francia o Bélgica, no es difícil encontrar alguna pintura firmada por él, testigo de esa relación.


El belén
Cuando el olor a castañas asadas invade las calles de su pueblo, la casa del guitarrista luce como un museo. "En estas fechas hacer el Belén me quita el sueño y recuerdo en mi niñez cuando veía las figuritas y soñaba con comprarlas o hacerlas pero no podía, por eso ahora que puedo empiezo desde dos meses antes a pensarlo y a darle forma con maquetas y materiales que voy rescatando", confiesa.


En esta tarea pone los conocimientos que tiene tanto en la albañilería, como la carpintería o la pintura, y grandes dosis "de cariño e ilusión" para cuidar cada detalle. "Trabajo con escayolas y pinturas para diseñar la estructura en la que toma vida el poblado", explica ante un Belén de tres metros de largo donde aparecen escenas con pastores, lavanderas o comerciantes, y toma protagonismo la sierra.


Al belén de este flamenco acuden tanto particulares como asociaciones de la provincia, que le piden consejo para diseñar y dar forma a este tipo de recreaciones que acompañan los festejos en las viviendas, iglesias, espacios públicos o locales comerciales.


Comentarios

  1. Mis felicitaciones a tan veterano artista, con quien comparto el amor al flamenco y el belenismo. Y un saludo para el mantenedor de este blog, que sigo con asiduidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario