Desalojan del Ayuntamiento a los vecinos que pedían la dimisión del alcalde de Guillena

La plataforma Guillena Despierta que aúna a las fuerzas de la oposición (PP, IU y Guillena Sí Se Puede) ha sido desalojada del encierro en el Ayuntamiento que iniciaron el pasado miércoles sin lograr reunirse con el alcalde socialista, Lorenzo Medina.





En ABC de Sevilla



Los agentes de la Policía Local han procedido en la tarde este viernes a desalojar la sede del Ayuntamiento de Guillena que desde este miércoles se encontraban ocupadas por un grupo de vecinos de la plataforma Guillena Despierta en la que se han unido las fuerzas de la oposición (PP, IU y Guillena Sí Se Puede) al equipo de Gobierno formado por el socialista Lorenzo Medina.


El encierro en las dependencias municipales está motivado por el conflicto político que vive la localidad desde la celebración del Pleno de constitución del equipo de Gobierno el pasado 13 de junio, cuando el concejal Javier Pisonero cambió el sentido de su voto para apoyar la formación de un nuevo equipo de Gobierno socialista, liderado por el alcalde Lorenzo Medina.


La protesta denunciaba las «irregularidades» que a su juicio se vienen dando en las sesiones plenarias, donde se ha restringido con un sistema de invitaciones el acceso a la ciudadanía y el número de asientos de conformidad con nueva normativa del Pleno aprobada por el equipo de Gobierno.


Entre otras cuestiones, piden la retirada de las denuncias a los vecinos por las protestas que han venido protagonizando en los últimos meses, y denuncian el contrato del primer edil con la Diputación de Sevilla en calidad de asesor porque a juicio de la plataforma Guillena Despierta esta contratación a jornada completa ha provocado «que sea su esposa la que le sustituye recibiendo a los vecinos».


Desde el pasado 15 de julio, según consta en el registro municipal, la plataforma Guillena Despierta ha solicitado un encuentro con el regidor guillenero con el que pretenden «desbloquear la situación que vive el municipio». El grupo formuló nuevamente la petición el pasado 12 de enero, sin que hasta el momento, dicen, hayan recibido una respuesta por parte de la Alcaldía.


«Anoche se intentó contactar con el alcalde Lorenzo Medina a través de la Policía Local para desbloquear el conflicto, tratando de mantener un encuentro para poner fin al encierro» explica Manuel Martínez, portavoz de la agrupación Guillena Sí Se Puede, que asegura que «no existe por parte del equipo de Gobierno voluntad de dialogar o llegar a ningún tipo de acuerdo».


«Esta mañana se anunció que a lo largo del fin de semana acudirían representantes de diferentes fuerzas políticas a nivel andaluz para respaldar el encierro y ante esta posibilidad se ha procedido a mediodía cuando había menos gente a desalojar el encierro», explica Martínez, que informa de que celebrarán una asamblea para valorar qué hacer en adelante.


El voto de Javier Pisonero


En Guillena, un municipio gobernado durante más de 30 años por Justo Padilla y después regido por su sucesor, el socialista Lorenzo Medina Moya, las elecciones municipales del 24 de mayo se saldaron con una nueva victoria del PSOE, que no obstante obtuvo ocho concejales, uno menos de la mayoría absoluta. IU-CA, de su lado, obtuvo cuatro, el PP tres y dos la agrupación electoral Guillena Sí Se Puede, promovida por Podemos.


Las fuerzas de la oposición llegaron a un acuerdo, pero en la sesión de constitución de la corporación municipal uno de los dos ediles de la agrupación electoral Guillena Sí Se Puede, Javier Pisonero, obvió el acuerdo suscrito por PP, IU y el grupo auspiciado por Podemos, que pretendía la formación de un equipo de Gobierno alternativo al PSOE en la localidad, cambiando el sentido de su voto hacia el candidato socialista, Lorenzo Medina.


Las fuerzas políticas de la oposición han venido reivindicando desde entonces el Gobierno de la localidad y consideran tránsfuga al edil Javier Pisonero. Entre sus protestas, destacan concentraciones y manifestaciones tanto en el Ayuntamiento de Guillena como en la Diputación de Sevilla, donde las autoridades han limitado ya la posibilidad de asistencia a las sesiones del pleno provincial.


Comentarios