Un estudiante de Almadén moviliza a su pueblo para recuperar la Semana Santa

Joaquín Vargas, pese a su juventud, es el promotor del rescate de la Semana Santa

La alcaldesa y el párroco se ponen manos a la obra tras su iniciativa en Facebook frente a los problemas económicos y la falta de jóvenes que obligaron hace cinco años a cancelar las procesiones



Ver en ABC DE SEVILLA



JUAN CARLOS ROMERO / PERIODISTA


Las calles de Almadén de la Plata cumplen un lustro sin procesiones durante la Semana Santa. La situación económica en esta localidad de la Sierra Norte de poco más de 1.500 habitantes, el escaso interés de las nuevas generaciones en participar de la organización de los cultos y las procesiones, y el hecho de que la única hermandad se encuentre prácticamente desmantelada, propiciaron un parón cofradiero que ahora se proponen revertir.


Con sólo 14 años Joaquín Vargas, que estudia Secundaria en el instituto de Santa Olalla, ha logrado lo que hasta hace muy poco tiempo parecía imposible para la mayoría de los vecinos gracias a una iniciativa que puso en marcha de manera inocente en las redes sociales con la que ha sacudido a su pueblo.


Desde una página en Facebook, el joven señaló cómo estaban perdidas o en vías de desaparecer algunas tradiciones que Almadén atesoraba de sus antepasados. «Hice la página pidiendo que rescatáramos la Semana Santa y la fiesta de Los Judas pero no podía poner que era yo porque tengo apenas catorce años y podía parecer que esto no tenía credibilidad», reconoce a ABC Provincia.




Estudia en Santa Olalla


Esta semana, mientras Joaquín partirá como todos los días con su mochila llena de libros camino del instituto de Santa Olalla de Cala, donde cursa tercero de secundaria, en el Ayuntamiento de su pueblo se reunirán parte del equipo de Gobierno con la Hermandad del Nazareno.


Lo harán con las vistas puestas en tratar de desbloquear la situación para que los pasos de Jesús Nazareno, la Virgen de los Dolores y el Cristo Yacente en su Santo Entierro desplieguen de nuevo su comitiva de nazarenos y penitentes por Almadén de la Plata, como venían haciéndolo antes de este parón cofradiero que dura un lustro.


En la memoria de Vargas hay momentos llenos de emoción, como «el encuentro» que protagonizaban el Nazareno y la Virgen de los Dolores a las puerta de la iglesia antes de la recogida, y se muestra ilusionado. Su propuesta ha servido para sembrar la esperanza entre sus vecinos no sólo con la Semana Santa.


Gracias también a su impulso, ha visto el resurgir el año pasado de la fiesta de Los Judas que se celebra el Domingo de Resurrección. Representa la venganza popular a Judas por traicionar a Jesús. Los vecinos crean muñecos de paja y serrín, y el año pasado fueron más de 30, que siguiendo la tradición apalearon a mediodía.


«Llevamos cinco años sin poder salir y yo estoy planteando dejar ya la hermandad en manos de otras personas», reconoce a ABC Provincia Vicente Macías, el hermano mayor de la cofradía del Nazareno, que añade: «Los párrocos no han estado por la labor de contar con nosotros para recuperar las procesiones y las personas jóvenes que son los que podían decir que aquí están para sacar los pasos, se van a otros pueblos y nos dan un poco de lado», abunda.


En los últimos años fue un grupo de costaleros de Coria del Río los que sacaron los pasos a la calle para suplir a los vecinos.



Dos antiguas cofradías


La Hermandad del Nazareno es la suma de dos antiguas cofradías que se fundaron en Almadén de la Plata y que terminaron fusionándose en los noventa para mantener vivo el aliento de la Semana Santa y los cultos a sus imágenes titulares. «El Nazareno se quedó sin gente en manos del entonces párroco Manuel Muñoz Biedma, que propuso que se unificase para que se mantuvieran tanto el culto como las procesiones», relata Macías. De esta manera, confluían la antigua Hermandad de La Soledad, que daba culto a la Virgen de los Dolores y a Cristo Yacente, y la del Nazareno, con la talla de Jesús Nazareno, del siglo XVIII.


En Almadén no hay hermandades formalmente constituidas: solo un grupo de fieles que se han ocupado de manera voluntaria de los cultos y hacen cuanto pueden para mantener la procesión. «Teníamos pasos antiguos que se portaban a hombros y en los últimos quince años conseguimos hacer pasos para que se portaran con costaleros tanto para el Nazareno, con nueve trabajaderas, como para la Virgen de los Dolores bajo palio de seis varales, y para el Cristo Yacente, que lo hizo un carpintero local», explica el hermano mayor.


Y añade: «Todo ese patrimonio se encuentra en perfecto estado pero aquí hay otras hermandades que tienen mayor auge y a más gente involucrada, entonces no todas tenemos la misma fuerza a la hora de pedir donativos para la procesión».


«Este año no hemos intentado hacer nada para salir porque no tenemos recursos suficientes, pero nos reuniremos con el cura y con la alcaldesa,Felicidad Fernández, aunque a estas alturas no creemos que nos de tiempo a plantearlo todo», dice Vicente Macías, al que no obstante le gustaría «que se recuperase el auge perdido».


El párroco Luis María Hernández llegó hace un año y medio a la iglesia de Almadén de la Plata y encontró una cofradía ya en franco retroceso, y al borde de la extinción. «Estamos intentando recuperarla poco a poco», reconoce Hernández, «porque cuesta mucho trabajo».


El propósito de la parroquia de la Virgen de Gracia es tratar de armar un grupo de fieles que se entregue al desafío de sacar adelante la única hermandad de penitencia, en una localidad donde gozan de buena salud otras hermandades como la del patrón, el Santísimo Cristo del Crucero, que preside el altar mayor, la de la patrona, la Virgen de Gracia, o una nueva que celebra cada tercer fin de semana del mes de mayo una romería en honor a la antigua imagen de la Divina Pastora de Almas en el paraje de La Rivera, donde han erigido recientemente una ermita.



El pasado esplendor


Del tiempo de esplendor de la Hermandad del Nazareno de Almadén de la Plata no hace muchos años. Al siglo XXI la cofradía llegó procesionando hasta en tres ocasiones durante la celebración de la Semana Santa.


Hasta hace diez años en la tarde del Miércoles Santo la imagen del Nazareno realizaba su primera salida procesional representando a Jesús Cautivo, y volvía a hacerlo un día más tarde con la cruz sobre su hombro, seguido de la imagen de la Virgen de los Dolores.


La comitiva de la única hermandad de penitencia melojera se ponía de nuevo en las calles el Viernes Santo para portar el paso de Cristo Yacente en su Santo Entierro, al que seguía de nuevo la imagen de la dolorosa ataviada en esta ocasión de riguroso luto.

Comentarios