Honores a San Isidoro del Campo en su emergente romería de Santiponce

Santiponce-Romeria-SanIsidoro

La Agrupación Parroquial de Romeros de San Isidoro del Campo celebra la romería en honor al patrón de Santiponce junto al Guadalquivir desde hace doce años, con cultos en el histórico monasterio del protestantismo.



Cada primer domingo del mes de mayo en los últimos doce años la localidad sevillana de Santiponce se ha vuelto a ataviar con las galas de romero para rendir honores a su patrón, San Isidoro del Campo, celebrando una romería que en los últimos años goza de una gran popularidad entre los vecinos de esta localidad y en los pueblos de alrededor.


La salida de la agrupación parroquial tiene lugar este domingo después de la misa de romeros que celebran a las ocho de la mañana en la Parroquia, con un recorrido por las calles de Santiponce que hace una parada para presentar la imagen de San Isidoro del Campo a los enfermos e internos de la residencia geriátrica municipal, antes de continuar el camino entre los cantes de los romeros hasta la Vega del Río.


La zona que acoge en la actualidad esta romería se encuentra frente al Estadio Olímpico de Sevilla, en el margen del río Guadalquivir que pertenece al término municipal de Santiponce. El consistorio poncino la cede para este festejo religioso y popular.



Doce años de romería


El festejo actual nació hace doce años, fruto del deseo de los poncinos de recuperar la romería de su pueblo. Un grupo de feligreses, junto al que fuera párroco, el padre Joaquín Lozano, se propuso recuperarla y lo hicieron en honor a San Isidoro, cuyos cultos no pasaban por el mejor momento.


«En la romería participa prácticamente todo el pueblo con una comitiva de más de 40 carretas» explica Antonio Mendoza, de la Agrupación de Romeros de San Isidoro del Campo, y detalla a Pasión en Sevilla que «en los años 50 había una romería que se mantuvo durante varios años en honor a la Virgen del Rosario, pero la hermandad se enfocó más tarde como cofradía de penitencia y se perdió la festividad».


«En el pueblo no había ni una imagen del Santo, más allá del altorrelieve del retablo del monasterio de San Isidoro, de Martínez Montañés», relata Mendoza, «por eso adquirimos una nueva imagen que vino a sustituir al Estandarte con una pintura del Santo que llevábamos antes a la romería».



Sin imagen del patrón hasta 2008


La talla de San Isidoro del Campo es obra del imaginero sevillano Fernando Aguado, y desde su llegada a la localidad en el año 2008 se venera en la parroquia de la que es titular y sale además en procesión en un pequeño paso cada año con motivo de la festividad del Corpus Christi.


La aceptación del pueblo hizo el resto y la romería goza en la actualidad de un importante tirón entre los vecinos de esta localidad y de los pueblos de alrededor, que se echan a los caminos ataviados los hombres con camisa blanca, pañuelo azul con el escudo de la hermandad, pantalón vaquero y sombrero de Panamá de ala ancha, y las mujeres ataviadas de vestido de flamenca hasta las rodillas, conforme al estilo propio que desean imprimir a la fiesta.


La carreta del Santo es de papel, al estilo de la romería de la Virgen de Valme, y se sitúa detrás de los caballistas que portan las varas e insignias de la agrupación parroquial de romeros de San Isidoro del Campo a la entrada y a la salida de la comitiva del pueblo. A la carreta que porta la imagen del Santo le siguen las carretas de bueyes, los charrés y los remolques de tracción mecánica.



Cultos en el histórico Monasterio


Los cultos en honor a San Isidoro tuvieron lugar la semana pasada con una función religiosa que adquiere connotaciones extraordinarias cada 26 de abril. La festividad se celebra en el histórico Monasterio de San Isidoro del Campo y ante el retablo de Martínez Montañés. Las puertas de este enclave sevillano que data de 1.301 y fue fundamental para la Iglesia desde la Reforma Protestante se abren para recuperar el uso religioso en contadas ocasiones, como por ejemplo en la onomástica del patrón de Santiponce.


En las primeras peregrinaciones de esta romería acudían a otros terrenos situados a seis kilómetros del pueblo, que se les quedó pequeño. Desde 2010 la jornada de convivencia tiene lugar en la Vega del Río en torno a la carreta de San Isidoro donde los romeros comparten el almuerzo, los cantes y los bailes.


La peregrinación llega hasta el campo donde los peregrinos no han erigido aún ermita o santuario al Santo. El camino de regreso arranca a las seis y media de la tarde para llegar al anochecer a hacer la entrada de la hermandad a Santiponce.


En los momentos previos a la entrada del Santo a la Parroquia tiene lugar la despedida a los romeros y una función de fuegos artificiales en la noche del domingo que pone el broche de oro a la romería anual.



 

Comentarios