El altorrelieve de Santa Ana de Alcalá del Río, expuesto en Triana

ribera-alcalario-santaana-restauracionactual


La exposición estará abierta desde el 11 de noviembre hasta 15 de enero en la parroquia de Santa Ana de Sevilla



La parroquia de Santa María de la Asunción de Alcalá del Río estará representada en la muestra «Anna Radix Ubérrima» que con motivo del 750 aniversario fundacional reunirá a las imágenes de Santa Ana, la Virgen y el Niño Jesús de la provincia de Sevilla en la parroquia de Santa Ana de Triana. Lo hará con el altorrelieve renacentista de Santa Ana, joya de la retablística y la imaginería sevillana que estos días intervienen en en el taller de Manuel Mazuecos, en San Jerónimo.


Este conjunto artístico está siendo recuperado gracias a la iniciativa del párroco alcalareño Fernando Reyes junto a los fieles de la comunidad parroquial, que recabaron donativos para acometer una intervención doble: al retablo de estilos renacentista y neoclásico en los talleres de Jorge Anillo, y a las obras de imaginería, que lleva a cabo Mazuecos junto a la restauradora Victoria Gómez, hasta que este viernes los conservadores que organizan la exposición en Sevilla se desplacen al taller para proceder al traslado del altorrelieve a la parroquia de Santa Ana de Triana, de cara al monográfico centrado en esta iconografía.


Mazuecos ha confirmado que el altorrelieve se encuentra en el ecuador del proceso de restauración. «En una primera fase nos hemos centrado en la consolidación del conjunto y en su limpieza», explica el imaginero, que avanza que seguirá adelante trabajando la talla con la fase de reintegración de la policromía y del oro una vez que cierre sus puertas la exposición, a finales del mes de enero.


El altorrelieve de Alcalá del Río se data entre 1557 a 1558 y muestra a Santa Ana con un libro sustentándolo con su mano derecha junto a la Virgen María, mientras mira tiernamente al Niño Jesús, ofreciéndole una fruta con su mano izquierda. Ambas figuras son representadas sentadas en sendas sedes o cátedras. El conjunto artístico salió de la gubia del maestro imaginero Roque Balduque en la segunda mitad del XVI. Recibe culto en la nave del Evangelio en un retablo portátil o tabernáculo, que primitivamente era de estilo renacentista, mandado a hacer en 1558 por el beato Bartolomé Ximénez.  Debió tratarse de una imagen con gran devoción en el pasado, explica el restaurador, según la intensa capa gris procedente del humo de velas que presentaba la talla.



Desde 1929


No será la primera vez que se exponga en Sevilla dado que este conjunto fue una de las joyas del Renacimiento que se exhibieron en la Exposición Iberoamericana de 1929. La restauración deja entrever que pudo salir en procesión, confiesa el imaginero. «Hemos observado vestigios de que este conjunto pudo haber salido en procesión por los orificios localizados en varias partes, que pudieron servir para el montaje en unas andas o paso», relata, «y en la parte trasera quedaban objetos metálicos que serían usados para otros elementos como un manto», dice.


La humedad había deteriorado el estofado, el yeso y las capas cromáticas que presentaban grandes lagunas en su policromía «hasta encontrarse directamente en la madera», detalla Mazuecos, y precisa que la imagen de Santa Ana tenía uno de los ojos de cristal rotos, que se le ha repuesto. Los pliegues de esta obra menos expuestos mantienen la policromía original, lo que va a permitir al equipo restaurador una reintegración fidedigna.

Comentarios