San Benito de Castilblanco en la Semana Santa de la provincia



Los cortejos procesionales de Cantillana, Alcalá del Río, Villaverde, Burguillos o Brenes contaron con detalles alusivos al patrón de Castilblanco, San Benito Abad



La imagen de San Benito que se venera desde hace siglos en la ermita del valle del Río Viar en Castilblanco de los Arroyos ha estado muy presente en los cortejos procesionales esta Semana Santa de los pueblos de la provincia de Sevilla. 

No solo en Castilblanco. Gracias a su extendida devoción y a sus hermandades filiales de Cantillana, Tocina-Los Rosales o Brenes, el Santo Padre de los monjes benedictinos se ha integrado en las estaciones de penitencia, que lució en los pasos o en los atuendos de las vírgenes de la provincia en forma de medallas. 
La hermandad filial de San Benito de Cantillana en el cortejo del
Santo Entierro el Viernes Santo de 2018 / J. C. Romero
En esta imagen del Viernes Santo de Cantillana podemos ver a San Benito en el cuadro que recibe culto en la ermita de San Bartolomé desde donde procesionaron hermandades como El Consuelo o Padre Jesús "de los pescadores", pero también en la comitiva de la Hermandad de la Soledad durante su estación de penitencia estuvo presente la representación de San Benito en Cantillana delante de la patrona, la Virgen de la Soledad.

En el paso de palio de la titular de la Soledad, patrona y alcaldesa perpetua de Cantillana, luce una capilla en uno de sus varales con la imagen de San Benito, que hasta el incendio que en los años treinta arrasó la parroquia de la Asunción de esta localidad se encontraba también en el retablo del altar mayor de este templo.

Capilla de San Benito en un varal del palio de la Soledad
de Cantillana /Eduardo Pastor Naranjo
En esta localidad un grupo de devotos de San Benito con apoyo de la hermandad filial trabaja en la recuperación del himno que el músico y fundador de la Banda de Música de La Soledad, Gabriel Ríos Amores, compuso en los años sesenta y setenta en honor al Protector de la comarca. Durante muchos años fueron los músicos cantillaneros los que acompañaron con sus sones a San Benito en su romería.

Esta obra, recuerda José Manuel Espinosa, sigue en la memoria de algunos integrantes veteranos de esta banda, mientras investigan para dar con las partituras que puedan volver a hacerla sonar ante San Benito en la tradicional procesión de su romería de agosto en Castilblanco.

En localidades como Alcalá del Río, Villaverde o Burguillos, entre otras muchas, también el sentir sambenitero se manifestaba de formas diversas dada la relación de las comunidades parroquiales, y en suma de sus pueblos, con esta devoción y la Hermandad Matriz de Castilblanco. 


La leyenda del niño perdido 


En los años noventa el párroco Antonio de Mora y Mora regaló a la Hermandad de la Soledad de Castilblanco una imagen en plata del patrón de Castilblanco, que desde entonces ocupa el centro del paso de palio delante de la peana de la Virgen de los Dolores en su Soledad. Se unen dos sensibilidades que comparten, además, una leyenda: la del Niño Perdido. 

Esta historia cuenta cómo un niño se perdió en la sierra de Castilblanco. Se armaron batidas en su búsqueda por las fincas del entorno. La noche en el campo no avanzaba nada bueno. Cuando dieron con el menor éste aseguró que había recibido el amparo de una persona de manto negro. En acción de gracias su familia llevó al pequeño ante la Virgen de los Dolores, la dolorosa más antigua que procesiona en la Semana Santa castilblaqueña. Pero el menor no reconoció en la imagen a quién le había auxiliado. Fue cuando estuvo delante de San Benito en su santuario cuando, entre lágrimas, señaló a la venerada imagen agradeciendo su amparo.

Detalle del cartel de la Semana Santa de Castilblanco, obra
del cartelista sevillano Rafael Laureano Martínez
El cartel de la Semana Santa de Castilblanco que la Hermandad de la Vera-Cruz editó en 2018, obra del cartelista sevillano Rafael Laureano Martínez, contó también en su relato pictórico con una alusión a San Benito Abad y su devoción. Así lo describe su autor, que introduce un cuervo a los pies del Crucificado del Jueves Santo castilblanqueño. "El cuervo - cita Martínez-  nos dice que no seamos como Gestas, el mal ladrón que se burló del Señor cuando estaba crucificado a su lado, y este le sacó los ojos, y también alude al que posee en los pies San Benito, la gran devoción de la comarca", detalla.

San Benito antes que nada es pueblo, y en ellos se manifiesta como parte de la religiosidad popular a lo largo y ancho de la provincia de Sevilla.

Comentarios