PSOE y PP visten de luto la pública Canal Sur en Andalucía

Profesionales de negro reivindican unos medios públicos de calidad e independientes con la campaña #RecuperarLaNuestra y se rebelan por el control partidista que ha sumido a la Radio Televisión de Andalucía en su crisis más grave.



JUAN C. ROMERO | EL SALTO ANDALUCÍA

El adelanto electoral en Andalucía ha dejado en el aire, otra legislatura más, el proyecto de futuro para los medios públicos de la RTVA. Canal Sur contará el nuevo reparto de escaños del Parlamento después del 2 de diciembre en una situación extremadamente grave, según detallan los profesionales que se han rebelado ante el control partidista de los medios públicos y la falta de recursos humanos y técnicos para desempeñar la labor que tienen encomendada.

Hartos del control partidista y del deterioro de los medios públicos, los profesionales exigen la dimisión del máximo responsable, Joaquín Durán, y han iniciado la campaña #RecuperarLaNuestra para trasladar a la opinión pública el progresivo deterioro de la RTVA que, temen, pueda dejar en un limbo la supervivencia del propio medio. Emulando los Viernes Negros de RTVE han puesto en marcha los Miércoles al Sur. La plantilla se va a negro para buscar la adhesión de los agentes sociopolíticos con el desafío de regenerar la RTVA y recuperar la función de servicio público.

Hartos del control partidista y del deterioro de los medios públicos, se ha lanzado la campaña #Recuperar LaNuestra

El Comité Intercentros promueve esta iniciativa como órgano unitario de la acción sindical, donde están representados los 12 centros de producción de Canal Sur en Andalucía (dos en Sevilla, tres en Cádiz, y uno en Granada, Almería, Córdoba, Jaén, Málaga y Madrid), integrado por CC OO, UGT, SPA y la Agrupación de Trabajadores.

“Los profesionales reivindicamos una RTVA independiente, de calidad y con una parrilla que abarque la diversidad de Andalucía, lejos de un modelo desfasado como el que se reproduce actualmente”, desgrana a El Salto Andalucía el portavoz y secretario de CC OO en la RTVA, Joaquín Távora.


SIN RECURSOS PARA LA LABOR ENCOMENDADA


“La situación de degradación interna tanto laboral como profesional que sufrimos ahora no se ha dado nunca: nunca hubo tan escasos medios, tanta precariedad para ejercer libremente la labor que se nos encomienda y socialmente nunca hemos tenido el desprestigio y el desapego que percibimos ahora de la opinión pública”, explican desde el sindicato, y citan ejemplos como los centros territoriales de Jaén o Cádiz, “que están por debajo del 50% de su capacidad de producción porque no hay una política de contratación para la reposición profesional, los equipamientos están obsoletos y esto provoca el hartazgo y la indignación del personal de la casa”.

POLÍTICA EXTERNALIZADORA


La programación de otoño ahonda en el malestar interno. “Externalizan servicios y parte de la programación con contenidos llenos de tópicos como la copla, los niños graciosos o los toros, dirigidos a un público mayor, donde no se hace nada por atraer a la gente joven”, citan los promotores de #RecuperarLaNuestra.

Los precios de estos programas no son públicos porque estos contratos no están sometidos a la Ley de Contratación Pública. Fuentes internas sugieren que Juan y Medio cobra por el programa diario 'La tarde, aquí y ahora' lo que gana un trabajador de la redacción en un mes, “aparte de lo que cobra su productora, Índalo y Media”. Y todo con personal técnico de la casa, que se desplaza a las instalaciones de la productora a realizar sus labores. 

PSOE y PP han ejercido el bloqueo para perpetuar un estatus que les beneficia y no se corresponde con los resultados electorales

El presentador es una de las caras más populares de la cadena, con dos programas en antena: un magacín diario y el prime time de los viernes. “Justifican pagar 3.000 euros al día a una serie de presentadores estrella cuando se podría hacer lo mismo de una forma más austera y digna velando por el dinero de los andaluces”, explican. 

El delegado sindical de CC OO es contundente: “Hay manipulación, hay intervención y dirección política de las informaciones que se dan, así sea de manera sutil”. Y denuncia decisiones empresariales como la reducción esta temporada de cinco minutos de las desconexiones territoriales. “Son los informativos de mayor proximidad y los objetivamente mejor valorados por la ciudadanía, la dirección demuestra su intencionalidad por recentralizar en Sevilla la información”, insiste Joaquín Távora.

SERVICIO PÚBLICO, SEGÚN LA UNIVERSIDAD


En La deformación del servicio público en las televisiones autonómicas. Gestión empresarial y supervivencia de la RTVA, Aurora Labio Bernal, María José García Orta y Lorena R. Romero-Domínguez, doctoras de Periodismo de la Universidad de Sevilla, estudian la situación del ente y la función de servicio que tiene encomendada. En más de 25 años de Canal Sur, cita el estudio publicado a finales de 2017, se ha evidenciado “un fuerte carácter comercial y una crítica constante por su gestión partidista, con un claro dominio estructural del PSOE andaluz”.

Desde el ámbito universitario abogan por un cambio de modelo para Canal Sur con el propósito de hacer visible “la diversidad de contenidos y la atención a una realidad andaluza más allá del folclore y la imagen distorsionada de Andalucía ocupan un lugar secundario frente a la utilización política de los medios del ente público y su inestable situación económica”.

¿Cómo debe ser Canal Sur? Siguiendo indicaciones del catedrático en el departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Universidad de País Vasco, Ramón Zallo, las docentes esbozan las líneas maestras para regenerar la RTVA. Proponen la creación e inclusión de contenidos más diversos que representen al total de la población andaluza, respecto a la edad y oferta cultural; la puesta en valor de los espacios informativos producidos por la propia cadena, apostando por otros formatos y géneros que contribuyan a informar de manera plural y diversa, en sintonía con las demandas de la audiencia; la elección de consejeros en virtud de su cualificación y trayectoria profesional en el sector, abandonando los criterios partidistas; la colaboración en la producción externa, pero sin que implique una dependencia empresarial de esta última respecto a la RTVA; y una planificación y cumplimiento del Contrato-Programa sin riesgo de mercantilización del servicio público.

EL BIPARTIDISMO BLOQUEA CANAL SUR


La situación en el plano político-partidista está marcada por el bloqueo que han venido ejerciendo PSOE y PP para perpetuar un statu quo que les beneficia. El Consejo de Administración está caducado desde 2014 y cuestionado por la plantilla. Los nombramientos tuvieron lugar en 2008, bajo el mandato de Manuel Chaves a merced de la Ley de la RTVA, modificada en 2007, que establecía que el órgano lo integrasen 15 personas (un presidente y 14 consejeros) por extracción parlamentaria. Las candidaturas debían tener en cuenta la cualificación y experiencia profesional.

La investigación académica constata la falta de cualificación como norma entre los consejeros de la RTVA. En las designaciones tanto PSOE (8) como PP (6) e IU (1) priorizaron la adscripción partidista sobre la especialización en el ámbito de la comunicación. Las reuniones mensuales del órgano suponen un coste estimado de 1,2 millones de euros al año.

Las productoras ‘pata negra’ de exdirectivos de la casa hacen fortuna a costa de la política externalizadora de Canal Sur

Desde la plantilla de RTVA reclamaron a los grupos parlamentarios en 2014 (PSOE, PP e IU) la supresión de este Consejo o dejarlo sin remuneración. Los grupos políticos se comprometieron entonces a reducir el número de consejeros. Nunca lo concretaron. El reglamento interno no contempla sustituciones una vez expirado el mandato, por lo que dejaron de cubrirse las vacantes. Actualmente quedan 12 de los 15 integrantes en funciones. 


5 AÑOS CON UNA DIRECCIÓN PROVISIONAL


La dirección de RTVA es otra importante vacante pendiente de subsanar. Desde 2013 Canal Sur está oficialmente descabezada por la dimisión de Pablo Carrasco, primer director general elegido por el Parlamento. Su sucesor, el periodista Joaquín Durán, lleva un lustro asumiendo las funciones del cargo de manera provisional, con honorarios anuales fijos de 78.522 euros. 

De la interinidad de la dirección es responsable directa la actual presidenta. Susana Díaz, en calidad de consejera de Presidencia de José Antonio Griñán en 2013, anunció que el Consejo de Gobierno modificaba la Ley de RTVA con un decreto ley por vía de urgencia para facultar al Consejo de Administración, de mayoría socialista, a hacer nombramientos en la dirección ejecutiva. 

Crearon ex profeso el cargo de subdirector general de RTVA, que asumió Joaquín Durán, así como el cargo de director de Canal Sur Radio y Televisión. Díaz excusó esta modificación urgente y unilateral en la necesidad de evitar la “parálisis” del ente público, y se mostró confiada en que la medida se dilataría “el menor tiempo posible”. El Contrato-Programa se firmó a finales de 2016 y entró en vigor en 2017 para un período que se extiende hasta 2019. El Consejo de Gobierno designó una financiación de hasta 139,5 millones de euros de las arcas públicas para la Agencia Pública Empresarial RTVA. En esta coyuntura excepcional la Junta aprobó “la fusión por absorción de Canal Sur Televisión y Canal Sur Radio” como medida de ajuste en noviembre de 2015, integradas en una nueva sociedad para reducir costos y altos cargos.

Quitar el candado bipartidista a Canal Sur era uno de los acuerdos incluidos por Ciudadanos en el pacto de investidura con el PSOE

Los populares culpan a los socialistas y viceversa. Ambos han venido beneficiándose de una cuota de poder en la RTVA que no se corresponde con los resultados de las elecciones andaluzas de 2015. Quitar el candado bipartidista a Canal Sur era uno de los acuerdos incluidos por Ciudadanos en el pacto de investidura con el PSOE. La presidenta Susana Díaz lo obvió durante la legislatura y hasta firmar la disolución de la Cámara el pasado 9 de octubre. Los naranjas recuerdan que el actual consejo “no representa a los andaluces, porque no hay vocales propuestos por Podemos ni por Ciudadanos”, que entraron en el Parlamento tras las elecciones de 2015 y representan conjuntamente el 24% de los votos.

FRAUDE DE LEY


Jesús Romero, diputado de Podemos Andalucía en la última legislatura y miembro de la comisión de control parlamentaria de RTVA, señala que la situación de la empresa, con una media de edad de 55 años según los sindicatos, es deplorable. “Las tasas de reposición no se cumplen, la dirección externaliza servicios y franjas de la programación con productoras de exdirectivos que hacen negocio y suplen a los centros de producción de Canal Sur con personal en condiciones laborales ínfimas, por lo que se destina muchísimo dinero para un resultado desastroso: una programación pobre y casposa”.

Podemos va más allá y asegura que la dirección de RTVA ejerce en “fraude de ley” al no haber sido refrendada, conforme a la Ley de la RTVA, por las tres quintas partes de la Cámara autonómica. “Díaz colocó a Durán en funciones y no ha estado dispuesta a renovar los órganos para que respondan a la proporcionalidad parlamentaria”, explica Romero. Por eso “tiene ahora mismo un consejo de administración antidemocrático con una delegación de funciones que no les corresponden”, añade.

El diputado José Antonio Castro (IU) integró la comisión de control de RTVA en la Cámara y rememora la declaración de intenciones de los cinco grupos parlamentarios (PSOE, PP, Cs, Podemos e IU) a mitad de la última legislatura para regenerar Canal Sur. “De esta predisposición no tardaron en descabalgarse tanto el PSOE como Cs, que hizo un paripé sin querer resolver este problema”, relata Castro, que liga la falta de legitimidad de la dirección con la incapacidad de la RTVA para cumplir con la Carta de Servicio Público y el Contrato-Programa. “El interés del PSOE en todo este tiempo ha sido mantener el control político en la RTVA, de la misma manera que han hecho con la Cámara de Cuentas que fiscaliza el sector público”, dice a El Salto Andalucía el portavoz de IU.


EX DIRECTIVOS HACEN FORTUNA 


Los conflictos de intereses salpican a la dirección y a exdirectivos. Las productoras ‘pata negra’ de exdirectivos de la casa hacen fortuna a costa de la política externalizadora de Canal Sur. La asociación de consumidores Facua denunció el año pasado a una de ellas, Happy Ending TV SL, una sociedad administrada mancomunadamente por Francisco Romacho (jefe de Programación de Informativos de Canal Sur Televisión entre 1990 y 1993, director de Canal Sur Radio en 1995 y subdirector general de Desarrollo y Operaciones de la RTVA), José Miguel Fernández Cuadrado (exdirector de producción de la televisión pública) y José Leopoldo Flores Caballero (exdirector de producción ajena).

La falta de ética por usar una marca de Canal Sur para negocios privados no impidió a la misma productora estrenar Gente maravillosa

¿El motivo? Producen La Báscula, presentado por el chef Enrique Sánchez en el prime time del domingo de Canal Sur, donde un grupo de personas concursan para bajar peso. La misma sociedad, Happy Ending TV SL, era propietaria de los Centros Integrales La Báscula: unas clínicas de adelgazamiento privadas de los hospitales Nisa en Sevilla, Huelva y Córdoba. En los reclamos aparecía la marca del programa que emite Canal Sur, y algunas caras televisivas, como el presentador, Enrique Sánchez, desempeñan funciones en este otro negocio. La denuncia de Facua les forzó a cambiar el nombre de estos centros.

ESCÁNDALOS EN LA DIRECCIÓN DE RTVA


La falta de ética por usar una marca de Canal Sur para negocios privados no impidió a la misma productora estrenar Gente maravillosa. Toñi Moreno compatibiliza su programa en Mediaset con este espacio, donde reconocen las buenas acciones de la gente de Andalucía simulando situaciones con cámara oculta. “La producción se hace íntegramente en instalaciones de Canal Sur, con medios y personal de la casa (cámaras, mezcladores, realizadores), y sin embargo se paga a una productora externa porque la dirección dice que da prestigio a la cadena, aunque con los datos de audiencia no salen las cuentas”, lamenta el representante sindical Joaquín Távora.

En el controvertido debate Verde, blanca y verde, la pasada temporada, el tratamiento informativo en clave andaluza era anecdótico. Todo se hacía en la casa, denuncia la plantilla, demostrando un mismo modus operandi. “Solo por presentar el programa, traer a invitados y hacer un guion alguien se embolsaba nada más y nada menos que 45.000 euros semanales”, detallan los promotores de #RecuperarLaNuestra.

El exdirector de antena y estrategias de Canal Sur, Antonio Ramírez, fue destituido en mayo de 2017 al aparecer como implicado en el Caso Ausbanc, que llevó a prisión a Luis Pineda. Este último, en 2012, se prodigaba como estrella invitada en el debate Pido la palabra, de Canal Sur, como adalid de la defensa de los consumidores frente al abuso de la banca.

REPRODUCCIÓN DE TÓPICOS EN PRIME TIME


Episodios machistas o tabúes sobre la identidad sexual de las personas se perpetúan. Una desafortunada broma en el programa La tarde, aquí y ahora, que produce y copresenta Juan y Medio junto a Eva Ruiz, hizo saltar las alarmas. El presentador cortaba con unas tijeras la falda a su compañera entre risas en unas escenas que dieron la vuelta al mundo y fueron reprobadas por el Consejo Audiovisual de Andalucía porque “claramente fomenta una imagen no igualitaria y estereotipada de la mujer que la legislación no permite”.

Yo soy del Sur, concurso presentado por la cantante María del Monte, sucedió al programa Se llama copla. Fomenta el tópico de la Andalucía de pandereta que la RTVA estaba llamada a erradicar. Las riñas entre concursantes son otro ingrediente. El público luce ataviado de flamenco. La retransmisión se alarga hasta las 02.30h, obviando el compromiso de los medios públicos con la conciliación de una audiencia que debe madrugar.

El tono mordaz de Vaya tela cuestiona la función de servicio público y pretende competir desde el lodo con formatos como Sálvame. Desde esta nueva temporada, el contenedor se refuerza y ocupa la franja matinal, con el programa Vaya mañana, en detrimento de la producción propia. Este nuevo matinal llega en plena convulsión de los trabajadores de la productora ADM, otra de las considerada ‘pata negra’. Además del matinal, la productora tiene en emisión los espacios AD Fiesta y el histórico Andalucía directo. Caras reconocidas de la autonómica como el reportero Fernando Haldón lamentan los duros horarios laborales que impiden a estos profesionales conciliar la vida laboral con la familiar. Con datos que rondan el 15% de share, duplicando prácticamente la media de Canal Sur, es el programa más seguido.

La Asociación de Prensa de Sevilla (APS) ha pedido el compromiso de las fuerzas políticas que se presentan a las elecciones andaluzas para poner en marcha un nuevo modelo para la RTVA

La plantilla de RTVA ha mostrado su apoyo a los trabajadores de Andalucía directo que, con el perfil de Twitter @trabajadoresAD y la etiqueta #ADenunciarlo, relatan las situaciones que padecen en su labor diaria. En la dirección de ADM, una sociedad participada por la pública Sandetel y la RTVA, sobresale Ricardo Llorca, exdirectivo de RTVA, y el propio Joaquín Durán fue directivo de la productora. En su última comparecencia en la comisión de control parlamentaria, Durán irritó a los trabajadores al asegurar que no estaba al tanto de su situación.

En este escenario, la Asociación de Prensa de Sevilla (APS) ha pedido el compromiso de las fuerzas políticas que se presentan a las elecciones andaluzas para poner en marcha un nuevo modelo para la RTVA. “La sociedad andaluza, la comunicación y la información han cambiado desde la creación hace 30 años de Canal Sur, y urge un nuevo modelo donde se preserve lo público”, explica a El Salto Andalucía el presidente de la APS, Rafael Rodríguez Guerrero. 


DOÑANA ARDE Y ES INVISIBLE

En el deterioro de la imagen de Canal Sur, el domingo 25 de junio de 2017 marcó un antes y un después. Ardía el Parque Natural de Doñana y 50.000 personas habían quedado incomunicadas por el corte de dos carreteras. Canal Sur Radio retransmitía una corrida de toros, y en la televisión pública María del Monte presentaba el concurso de niños que interpretan sevillanas, una reposición del programa de la noche anterior. Un avance de cinco minutos dio cuenta del suceso en la primera noche, antes de los informativos. La opinión pública criticó la falta de capacidad de reacción de la dirección para priorizar el seguimiento informativo de la actualidad.

La excelente labor profesional suplió en las jornadas siguientes la desacertada decisión de no levantar la programación en las primeras horas del incendio. Si en 2008 la audiencia media fue del 16%, diez años después con dificultad alcanza el 8%. Síntoma del desapego de la ciudadanía, con una brecha que se agrava en la población infantil y juvenil, que desde el cierre de Canal 2 Andalucía no encuentra estímulos en la parrilla autonómica.


Coloquio de El Salto Andalucía en la presentación del número 19 de la revista junto a integrantes de la campaña Recuperar la Nuestra de la plantilla de la Radio Televisión de Andalucía, Canal Sur, junto al periodista Juan Carlos Romero



PUBLICADO EN:
EL SALTO ANDALUCÍA
https://www.elsaltodiario.com/visor/el-salto-n19


MENSAJE DEL AUTOR
La situación actual de la Radio Televisión de Andalucía la hemos abordado en el reportaje central que firmo para la revista El Salto Andalucía en este mes de noviembre.
En el acto de presentación que celebramos este pasado jueves en Gallo Rojo - Espacio Cultural en Sevilla compartimos un coloquio con las fuentes de la información. Ruth Mingorance, presidenta del Comité Intercentros, María José G. Orta, doctora en Periodismo por la Universidad de Sevilla, y Clara Aurrecoechea del Sindicato de Periodistas de Andalucía, esbozaron las claves de la crisis que vive Canal Sur que ha motivado la campaña de la plantilla Recuperarlanuestra.

La tarde acabó con un valioso coloquio con reflexiones compartidas entre profesionales de la casa, que hicieron aportes muy específicos de los males endémicos de Canal Sur, el potencial que tiene la RTVA, y las vías que debían explorarse para lograr un pluralismo en los medios públicos de Andalucía que transgreda al corsé de la propia extracción parlamentaria. Joaquín Távora, portavoz de CCOO en RTVA, o Antonia Jad Alvarez, redactora de Canal Sur, nos acompañaron también.

Las preguntas y el cierre de mi compañera Inma del Pando, organizadora del acto de la cabecera andaluza de El Salto, pusieron un punto y aparte con el que hemos querido contribuir en el desafío de hacer visible la defensa y reivindicación de la función de servicio público de Canal Sur.

¡Muchas a gracias por vuestro compromiso y por el debate que compartimos para alentar este imprescindible proyecto de futuro con recursos, personal en condiciones dignas y vocación de servicio para articular Andalucía!

Comentarios